A La Paloma, en la silla Mekong

El miércoles 2 de octubre, puntualmente a las 8 de la mañana, aparece en nuestro hotel Gabriel Lamug-Ñañawa, Gabby para los amigos, el jesuíta filipino que está al frente del proyecto de reforestación, silvicultura y recuperación de especies madereras autóctonas, que tenemos con el Servicio Jesuíta de Camboya. Gabby es un tipo encantador, que nos ha echado una mano en un aspecto fundamental en la logística del viaje: encontrar un conductor que sea de fiar, que nos haga un buen precio y que tenga un vehículo en el que podamos viajar 6 personas con equipaje. La furgoneta llega puntualmente a la puerta del hotel y en lo que nosotros pagamos las habitaciones y salimos pertrechados con todo el equipaje, Gabby se ha ido de una carrerita a comprar un delicioso pastel de cumpleaños a la pastelería-cafetería Tous les Jours: http://touslesjours.com.kh/ que se define en su página web como la pastelería de estilo europeo más popular de Corea. Creada hace menos de 8 años, esta firma coreana se ha extendido como un reguero de pólvora en poco tiempo por China, Indonesia, Vietnam, Estados Unidos, Malasia, Filipinas y ahora, Camboya, y cuenta ya con más de 1800 establecimientos. En Phnom Penh han abierto 2 tiendas, una de ellas (su establecimiento insignia o flagship store que dirían los cursis) está en el número 298 del Bulevar Monivong, que tenemos a sólo un par de manzanas del hotel. La tarta de cumpleaños que ha ido a comprar Gabby es para Chanda, una chica de familia camboyana de origen chino que lleva la contabilidad y administración del proyecto y para Khom, uno de los chavales con discapacidad que trabajan en los viveros que estamos apoyando en el proyecto.

IMG_3008Es así como entramos en contacto con el que será nuestro conductor durante todos los tramos de carretera de este viaje: Sothy (se pronuncia Sotí), un encantador señor camboyano que no habla ni una palabra de otro idioma que no sea el suyo (y nosotros tampoco hablamos jemer) y con el que casi milagrosamente, a través de los voluntarios de SAUCE (la ONG de Kike Figaredo) y hasta los camareros de un restaurante, conseguimos entedernos a las mil maravillas.

Hechas las presentaciones, subimos a la furgoneta y nos ponemos en marcha hacia Ang Snoul, en la provincia de Kandal, hacia el oeste de Phnom Penh. Tomamos la carretera que ya habíamos recorrido el día anterior en sentido inverso (la del aeropuerto) y Gabby nos cuenta que a él le pilló el éxodo de salida de la ciudad por Pchum Benh y tardó 2 horas en recorrer sólo 3 km. Así que empezamos a rezar todo lo que sabemos, para que no se reproduzca el atascazo del día anterior. La carretera nos depara multitud de oportunidades de fotografías impensables por nuestros lares: las furgonetas atestadas de gente, enseres y animales (en las que uno paga por viajar en medio asiento, colgando por la puerta trasera) que conviven con los todoterrenos Lexus más flamantes o los tucs-tucs (motos que tiran de un carrillo en el que viajan los pasajeros) que esquivan a las motos en las que viajan familias de 5 miembros, con la gallina, el cerdito y el conductor hablando por el móvil y la señora con la toalla por la cabeza. DSC00080

A las afueras de la ciudad, en un mercado al borde mismo de la carretera, recogemos sobre la marcha a Chanda, la encargada de administración y finanzas del proyecto. Es una chica tímida y callada y parece muy eficiente. A pesar de que es festivo, va a la oficina a dejar las cuentas hechas y cerradas, porque a la vuelta de Pchum Benh va a comenzar a estudiar un master y tendrá que DSCF3764vivir de lunes a viernes en Phnom Penh y sólo podrá dedicar al proyecto los fines de semana. Cuando vamos saliendo de la ciudad, Gabby detecta en el atasco una furgoneta que lleva un dibujo de una paloma (el símbolo de Banteay Prieb) pintado en la puerta. Tira de teléfono móvil y rápidamente se comunica con el conductor, que no es otro que el Father Gregory Priyadi (Father Greg), director del centro y que nos acompañará dentro de un rato, en nuestra DSCF3766visita al proyecto.IMG_2400

Llevamos el aire acondicionado puesto a todo lo que da, pero aún así, la pobre Reyes, que va sentada a mi lado, va abanicándose y encontrándose cada vez peor. En el desayuno ya se sintió mal, pero se forzó a comer algo y, sobre todo, a tomar café, a ver si le subía la tensión. Pero cuando faltan sólo 10 minutos para llegar, no aguanta más y tenemos que parar en la cuneta para abrir las puertas de la furgoneta, a ver si puede salir a vomitar. No nos da apenas tiempo a parar cuando pierde el conocimiento y rápidamente la movemos para que tumbe la cabeza y el tronco y tenga las piernas en alto. En cuanto se recupera un poquito, vomita el desayuno enterito en una bolsa muy pequeña de plástico, que es lo único que hemos sido capaces de encontrar a la carrera y que Gabby sostiene pacientemente a la altura de su cabeza. Le hacemos rápidamente una botella de suero oral con una botella de agua mineral y uno de los sobres que hemos traído de España, para que vaya bebiéndolo a sorbitos. Yo doy un salto y me cambio al asiento de la última fila, con Gonzalo y Myriam, y cuando Reyes ya se ha quedado a gusto echándolo todo (y la pobre se ha puesto perdidos de vómito el pelo y la camisa), la furgoneta echa de nuevo a andar y vemos que efectivamente ya no nos quedaba nada, porque enseguida llegamos al bello paraje de Banteay Prieb, donde se ubica el proyecto.

DSC00088Es una finca muy hermosa, propiedad del ejército, en la que se ubican varios pabellones que albergan los talleres y aulas y unas bonitas casas de madera (construidas en su día con el apoyo de Manos Unidas), algunas de 2 plantas, con escalera y otras con entrada a pie de calle; en las que viven los alumnos y profesores de este centro de formación profesional e integración laboral de discapacitados. DSC00142DSC00106

El nombre, Banteay Prieb, se traduce como “la paloma”, porque en sus orígenes fue un sitio de entrenamiento de palomas mensajeras para el ejército. Finalizada la contienda a principios de los 90, los militares encomendaron a los jesuitas la gestión de lo que había sido hasta entonces una prisión, una fábrica y uno de los lugares de exterminio de los jemeres rojos, y su transformación en un centro de formación profesional de veteranos y mutilados de guerra, para reintegrarlos a la vida civil. Un grupo de jesuitas jóvenes y entusiastas, entre los que juega un papel destacado un treintañero Kike Figaredo (en la foto, es el de la izquierda al que sólo le falta el tricornio), que acaba de acompañar a los refugiados camboyanos en su retorno desde los campos de refugiados de la frontera tailandesa; arranca las actividades de Banteay Prieb en 1991.

IMG_2360

Hoy, 22 años después, los alumnos ya no son veteranos de guerra, sino personas discapacitadas, de todo tipo. Muchos, víctimas de ese terrible legado de las guerras, que perdura mucho tiempo después del fin oficial de la contienda: las minas anti-persona. Otros, enfermos de polio y personas con malformaciones congénitas.

DSC00139Este es el centro en el que, por iniciativa de Kike, hace más de 10 años se diseñan y empiezan a fabricar las famosas sillas de ruedas Mekong (de 3 ruedas, adaptadas al terreno desigual de la Camboya rural) que han cambiado radicalmente la vida de muchas víctimas de minas anti-personas. Se fabrican más de 1000 sillas al año, adaptadas a las necesidades de cada persona discapacitada. Las sillas de ruedas Mekong tienen un papel destacado en el vídeo del Domund de este año. Os pongo los enlaces, para quien todavía no lo haya visto. Para ver el tráiler:

http://youtu.be/AjHXs2M8gNQ

Para ver el vídeo completo: http://youtu.be/_l17oiDC9Gs

Aparcamos la furgoneta en los bajos de la casa de los jesuitas y Reyes desciende muy lentamente, con mucho cuidado de no volver a desmayarse al intentar incorporarse. La dejamos tendida sobre una de las típicas camas camboyanas (un somier de cañas de bambú encajado en una estructura de madera de teka), que sirven a la vez de mesa de comedor y sofá del cuarto de estar, con el ventilador bien cerca y la botella de suero oral disponible para ir bebiendo. Está agotada y sólo quiere dormir. Es raro que no nos haya pasado a alguno más, con la paliza que llevamos encima desde el día anterior: el larguísimo vuelo, salir a visitar el proyecto de CSARO con tanto calor y sin descansar ni comer nada y lo poco que hemos dormido en las últimas 48 horas. Dejamos a cargo de la enferma a Sothy, nuestro conductor, que a pesar de no tener ninguna posibilidad de comunicarse con Reyes, la cuidará como el más capacitado de los enfermeros y se ocupará de que no le falte la botella de suero en ningún momento y de que descanse y se recupere. Y nosotros nos vamos con Gabby a conocer el centro y específicamente, el proyecto de reforestación y silvicultura que estamos apoyando.

DSC00085Vemos los distintos pabellones que albergan talleres, aulas. Los edificios se han ido construyendo a lo largo de los más de 20 años que este centro lleva funcionando, por lo que son de lo más diverso: los hay de ladrillo, de madera, de paja trenzada,… Está todo vacío porque alumnos y profesores se han marchado a casa, para celebrar en familia el Pchum Benh. Nos cuentan que una prueba de la integración de los chicos discapacitados que viven aquí, es el ser capaces de regresar a sus casas en vacaciones, por sí mismos, en transporte público, sin que sus familias tengan que venir a recogerlos. Todo un reto para alguien que, en muchos casos, hasta que vino aquí no había salido de su casa, donde su familia lo mantenía oculto a la vista del resto de la comunidad.

IMG_2372En una plazuela que queda entre diversos edificios, vemos una pequeña estupa budista y una inscripción a modo de lápida a sus pies. Nos cuenta Gabby que la estupa contiene la sangre del hermano Richie, un jesuíta filipino asesinado en 1996 por un alumno al que reprendió por sus malas notas y su afición al juego y al que, en respuesta, no se le ocurrió otra cosa mejor que tirar de la anilla de una granada de mano, en el pasillo de un edificio de aulas. El hermano Richie, que contaba a la sazón con sólo 26 años, intentó reducirle y lo pagó con su vida. La DSC00100granada explotó y a día DSC00101de hoy se puede ver una réplica de la baldosa con el agujero correspondiente en el suelo, mientras que la auténtica baldosa se encuentra apoyada contra la pared, entre ésta y una maceta. Según reza la leyenda popular, los chicos recogieron la sangre del hermano Richie y finalmente se depositó a los pies de la estupa.DSC00093

En lo que descarga una magnífica tormenta, recorremos el centro en compañía de Gabby, Father Greg y un voluntario coreano al que han bautizado como Uncle Joe (Tío Pepe, en traducción libre). La misión jesuita de Camboya depende de la Provincia jesuita de Corea del Sur, de ahí las continuas referencias a ese país. La Iglesia Católica coreana parece atravesar un momento dorado y uno encuentra numerosas huellas de su acción social y pastoral cuando viaja por estas tierras. De hecho, Gabby nos cuenta que esa misma tarde, cuando acabe nuestra visita, se marcha rápidamente al aeropuerto de Ponchentong a tomar un vuelo a Corea, donde se va a pasar los días de vacaciones de Pchum Benh, en primera línea de manifestación contra la instalación de una base militar norteamericana en una isla coreana. Y yo no puedo evitar pensar en lo poquito que han cambiado las cosas en los últimos cuatrocientos y pico años y en cuanto se parecen estos jesuitas a aquellos que celebraban misas cantadas en guaraní en las reducciones de las selvas de Argentina y Paraguay y que se oponían, jugándose el cuello, a los encomenderos españoles y traficantes portugueses, acostumbrados a cazar a los indios como animales para venderlos como esclavos; o a aquellos jesuitas que negaban la absolución en la confesión a los hacenderos poseedores de esclavos negros en la América colonial.

IMG_2391El proyecto de recuperación de especies madereras autóctonas y silvicultura que estamos apoyando desde hace unos meses, ha venido en primer lugar a completar las otras enseñanzas que se imparten en el centro: soldadura, carpintería, escultura, agricultura, costura, electrónica, mecánica, alfabetización,… Pero como nos cuentan Gabby y su equipo, contempla 4 objetivos IMG_2368principales: aprender a desarrollar plantones a partir de las semillas, devolver al bosque lo que toman de él para fabricar las sillas de ruedas, las esculturas y muebles que hacen; recuperar especies autóctonas gravemente amenazadas por las terribles talas ilegales que están deforestando Camboya a toda velocidad y, por último, compensar las emisiones de CO2 de los muchos vuelos que realizan los jesuitas de la misión de Camboya (y con Kike Figaredo entre sus filas, deben ser unas cuantas).

P1040544Llevan plantados más de 1600 arbolitos y a cada uno de ellos le atan una etiqueta de papel biodegradable en la que viene, por un lado, el nombre de la especie y, por el otro, la imagen y el nombre de Chut Wutty, un activista que plantó cara a las madereras y fue asesinado a balazos el año pasado. Y naturalmente, cuando hacen plantadas con colegios o en campamentos de verano, los críos preguntan que quien es ese señor que va en la etiqueta que cuelga del arbolito. Y se lo cuentan, claro. Lo cual, en un país que de monarquía constitucional tiene sólo el nombre y es en realidad una cleptocracia de partido único, en la que la pareja presidencial (General Hun Sen y señora) está depredando los recursos del país (incluyendo los bosques) en beneficio propio; tiene un alcance tremendo. ¡Parece hasta mentira la de mensajes que puede contener un simple arbolito! Nos cuentan también que el proyecto está teniendo un efecto no previsto: en muchos actos inter-religiosos, el plantar árboles juega un papel fundamental. Y es que, en palabras de Uncle Joe: “cuando plantamos árboles, plantamos paz”.

Nos dirigimos hacia la casa de los jesuitas y recuperamos a Reyes, que ya se está incorporando de la cama en la que ha estado descansando desde que llegamos, bajo la atenta mirada de Sothy. Myriam prueba la cama y da fe de su comodidad. IMG_2401Nos encaminamos a la zona de los viveros, donde además de verlos, vamos a almorzar, dejando a un lado un pequeño lago cubierto de flores de loto, en cuyo centro hay un pabellón de tejado de ladrillo, unido a la orilla por un pequeño puente de barandillas blancas. Todo de lo más idílico, ciertamente.DSC00138

Visitamos el vivero, magníficamente pulcro y ordenado, donde además están las piscinas en las que están empezando a almacenar residuos orgánicos para fabricar su propio compost y le regaño un poquito a Gabby porque ya no van a seguir comprándolo de la fábrica de CSARO.

IMG_2419

Una de las plantas llama nuestra atención: es la “Dalbergia conchinchinensis”, el palo-rosa, un árbol de madera preciosa que se ha puesto de moda para hacerse el mobiliario de la habitación matrimonial entre los nuevos ricos chinos, ávidos consumidores de todo lo que huela remotamente a lujo asiático. Se cotiza a la friolera de 50.000 $/metro cúbico DSC00127y le está costando la vida a muchas familias camboyanas pobres, que se adentran en los bosques tailandeses limítrofes con la provincia camboyana de Preah Vihear, arriesgando gravemente sus vidas y exponiéndose a ser arrestados en el mejor de los casos y tiroteados por los soldados en el caso más habitual.

Entre plantones y hierbas aromáticas nos llega enseguida la hora del almuerzo: 2 de los alumnos del centro, que trabajan en el vivero, han cocinado hoy para nosotros. Nos reciben en compañía del único profesor que hoy, día festivo, ha venido para mostrarnos su trabajo. Es también discapacitado y él mismo fue anteriormente alumno de Banteay Prieb. Gabby me cuenta que los chicos están nerviosillos, porque habitualmente hacen la comida para ellos y los compañeros del vivero, pero nunca han cocinado para tanta gente. La comida resulta realmente deliciosa y disfrutamos de ella sintiéndonos totalmente entre amigos.

DSC00134

DSC00130IMG_2420

IMG_2415

DSC00136

A los postres, Gabby hace los honores para que Chanda y Khom soplen las velas de su cumpleaños. Y nosotros les cantamos “Cumpleaños feliz” en jemer, inglés y español. Chanda reparte pastel a todo el mundo y la verdad es que está riquísimo.DSC00120IMG_2408

Terminada la comida-celebración, nos hacemos la preceptiva foto de grupo en la zona del vivero de sombra.

IMG_2424Y acto seguido nos pasamos por la tienda, donde se pueden adquirir numerosos productos de artesanía que elaboran los alumnos en los talleres del centro. Los productos se venden aquí y en la tienda de la Prefectura de Battambang que tenemos previsto visitar al día siguiente. Y fieles a la fama de compradores compulsivos de los turistas españoles, salimos bien cargados de bolsas. Gabby tiene el detallazo de regalarnos unas camisetas, pintadas por ellos, que llevan el dibujo de uno de los árboles autóctonos que cultivan en el vivero.

Nos despedimos efusivamente de Gabby, que nos ha hecho pasar un día maravilloso, y como entre una cosa y otra se nos ha hecho tardísimo, llamo por el móvil a Yago, el voluntario de SAUCE que ha organizado nuestra visita a los proyectos de la Prefectura de Battambang, para avisarle de que estamos saliendo de Banteay Prieb mucho más tarde de lo previsto, con lo que vamos a llegar tarde a Battambang. Lo que no teníamos previsto es la cantidad de lluvia torrencial que nos cae por el camino y el pésimo estado de la carretera, que a pesar de ser la que una la capital con la segunda ciudad del país, tiene algunos tramos con unos agujeros en los que puede colarse la furgoneta entera. Así que en lugar de a las 19.30 como estaba previsto, acabaremos llegando a nuestro hotel de Battambang a las 21.00 pasadas. Y agradecidos de que no nos haya pasado nada por esas carreteras infernales.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a A La Paloma, en la silla Mekong

  1. Qué maravilla de proyecto!

  2. Reyes dijo:

    ¡MUCHO, MUCHO DETALLE! ¿no te parece?, aparte de eso me encanta leer como lo escribes.
    Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s