Samar: al otro lado del puente de San Juanico

 

A las 8 de la mañana del miércoles 23 de julio, como un clavito está la hermana salesiana Sister Jojo a la puerta de nuestro hotel para recogernos. Ella ha volado en el mismo día desde Manila. Ha llegado en un vuelo que ha despegado poco pasadas las 6 de la mañana y nos cuenta que llovía de tal manera que pensó que lo cancelaban y le hacían volar más tarde.DSC00734DSC00738

Vamos en un coche que han alquilado para el día, con ella y dos personas de su equipo local: Hajji, un chico cristiano, a pesar del nombre musulmán, que es natural de Tacloban y por eso la Hermana le ha enviado justo a la otra isla, a trabajar con las comunidades de Samar; y Medell, una chica tímida y calladita, que es de Samar y por eso es la que lleva el trabajo en las comunidades de la isla de Leyte (Libertad, en Palo, y Tanauan). Van vestidos con vaqueros y una camiseta azul clara, tipo polo, con el anagrama de VIDES, la ONG internacional de desarrollo que respalda el trabajo de desarrollo de las salesianas en todo el mundo. Sister Jojo está normalmente en la oficina de Manila, desde donde gestiona los DSC00739proyectos que tienen con un equipo de 7 personas y viaja frecuentemente aquí, pero son Medell y Hajji quienes llevan el día a día.

Vamos a visitar primero unas comunidades en la vecina isla de Samar. Salimos de Tacloban por la carretera que va hacia el norte y que cruza el estrecho de San Juanico gracias a un puente metálico de color rojo que lleva ahí más de 40 años y  que gracias a su estructura, a través de la que pasa el viento, ha aguantado perfectamente el impacto de los muchos tifones y tormentas tropicales de todos esos años; entre ellos, de Yolanda.

De camino a Marabut y Basey, las comunidades que vamos a visitar, vemos uno de los escasos emplazamientos donde se está realojando a los damnificados por Yolanda con una parte de recursos públicos, a los que se ha sumado la iniciativa privada. Vemos que hay gente a la que se ha trasladado a esta comunidad que sigue habitando una tienda de campaña de color gris y que DSC00661DSC00660 las viviendas son muy sencillas, construidas sobre una simple solera de cemento, con un material para las paredes semejante a hojas trenzadas de palma que pronto aprenderemos que se llama amakan, y un tejado de chapa metálica.

Lo importante es que según reza en el cartel de la entrada, esta gente ya ha constituido la comunidad de propietarios (homeowners’ association) correspondiente y eso es señal de que son los propietarios del suelo sobre el que han edificado sus viviendas y nadie les va a desalojar de allí, cosa verdaderamente extraordinaria en este país. Suponemos que la aportación pública ha consistido en el suelo y los materiales de construcción son los aportados por la fundación que también figura en el cartel, encargándose cada familia de aportar la mano de obra necesaria para levantar la casa (por eso es por lo que algunos siguen viviendo aún en la tienda de campaña).DSC00663

Comentamos con la Hermana uno de los programas públicos de reconstrucción de viviendas que la noche anterior, en nuestro paseo por el sucísimo puerto de Tacloban, hemos tenido ocasión de ver anunciado en el inevitable cartel de lona serigrafiada (tarpaulin, en inglés) que no puede faltar en ningún proyecto de desarrollo que se precie, ni en la vida de los filipinos en general, que utilizan este tipo de lonas para todo, desde colocar un rótulo de un tienda hasta honrar a los difuntos.DSC00646 Está escrito en tagalo pero no es difícil adivinar que ofrecen una ayuda de 10.000 pesos (unos 172 Euros) por familia para reconstruir viviendas, así como el acceso a créditos hipotecarios en condiciones muy favorables. Todo ello con el apoyo del municipio de Tacloban y los recursos de la agencia de la ONU encargada de vivienda (UN Hábitat).  Sister Jojo y los 2 técnicos de VIDES nos confirman algo que oiremos repetidamente de distintas fuentes a lo largo del viaje: que se ha quedado todo en colocar el cartel, porque ni los municipios ni las agencias estatales han soltado todavía, 8 meses después de la tragedia, ni un céntimo de los multimillonarios fondos recibidos para reconstruir viviendas.

La costa de esta isla ofrece bonitos paisajes, con islotes rocosos desperdigados por la bahía que albergan en muchos casos cuevas naturales, en las que mucha gente se refugió para huir de la furia de Yolanda, DSC00666en estas islas azotadas por más de 24 tifones por año en las que no hay centros de evacuación a los que acudir.

A lo largo del viaje, Alberto y yo pedimos a la Hermana que paren el coche en varios puntos para tomar fotos y comentamos el escaso desarrollo del turismo en este país, que tiene tanto que ofrecer, desde paisajes de postal o de anuncioDSC00667 del gel Fa (¿os acordáis de la playa, los cocoteros, la cascada, la chica….?) y oportunidades de turismo de aventura, buceo, vela,… hasta turismo cultural, visitando las ciudades y edificios coloniales. Hay algunas islas del archipiélago como Palawan, Bohol o Boracay, que cuentan con infraestructura turística y reciben un cierto número de turistas al año, algunos de ellos, estrellas de la música pop como Jennifer López o Madonna o de Hollywood, como su ex-marido Sean Penn, que viajan allí en plan lujazo y totalmente de incógnito. Pero Filipinas es el secreto mejor guardado de los Mares del Sur y el turismo dista mucho de representar un papel  tan destacado en la economía nacional como sí lo hace en otros países del Sudeste Asiático como Malasia, Indonesia o Tailandia: http://www.ocholeguas.com/2014/07/14/hoteles/1405335679.HTML

Cuando comentamos esto con los filipinos, salen a relucir la lógica duda y temor sobre el impacto que puede tener la llegada de turistas sobre los ecosistemas autóctonos y la vida local. Y siempre les ponemos el ejemplo del país que inventó el ecoturismo y que mejor ha sabido manejar, a través de él, el delicado balance entre entorno natural/vida local/biodiversidad y desarrollo económico: Costa Rica. Alberto vivió y trabajó allí durante unos meses y yo lo conozco bien como turista, así que a lo largo del viaje, cuando nos encontramos con algún paraje con especial potencial, siempre acabamos comentando entre nosotros lo mismo: ¡Anda que si esto lo cogen los ticos (=costarricenses)!

Llegamos a Marabut, donde las salesianas están trabajando en un programa de reconstrucción de viviendas con el apoyo de una DSC00670ONG católica de Singapur (Charis Singapur). En 3 barangays (barrios) de esta localidad y en el barangay San Antonio de Basey, las Hermanas están llevando a cabo un proyecto de reconstrucción de 300 viviendas y de generación de ingresos para las familias. El proyecto les proporciona los materiales de construcción (8 sacos de cemento por familia, bloques de hormigón, vigas de madera de coco, planchas de contrachapado de madera y chapa galvanizada para el tejado), por un importe de 15.000 pesos por casa (unos 260 Euros) y las familias ponen la mano de obra para reconstruir la vivienda.DSC00685DSC00691

 

 

 

 

 

DSC00690

 

Es uno de los proyectos con mejores costes que vamos a encontrar en todo el viajeDSC00682. La Hermana nos cuenta que su equipo de Manila ha hecho una selección exhaustiva de proveedores para llegar a esos costes, y se nota. La gente está agradecidísima y nos confunden con la gente de la ONG singapurense que ha financiado el proyecto, de forma que en cuanto nos ven bajar del coche, salen a darnos las gracias y se apresuran a colocar en la pared de su casa, sujetándolo con pinzas de tender la ropa, unos carteles que alguien ha escrito (llevan todos la misma letra), expresando su agradecimiento.

DSC00671DSC00701

 

Es una comunidad con agua potable (disponible a través de unas bombas de mano situadas en la calle, como en la inmensa mayoría de las zonas rurales del país) y canales de drenaje, donde ahora, gracias al proyecto, reina una febril actividad constructora, centrada en la reparación de las viviendas. DSC00709

DSC00694

 

 

 

 

 

 

 

Algunos hombres de la comunidad de Basey han constituido una pequeña empresa y están fabricando, con unos moldes de hierro que rellenan de cemento, los bloques de hormigón que se utilizan para las bases de las viviendas.DSC00705DSC00706DSC00718DSC00719DSC00715DSC00712DSC00716

 


DSC00711

El no pagarle a la gente para que se construya su vivienda, como sí hacen otros proyectos que veremos, ha tenido un efecto dinamizador sobre la economía local y beneficioso sobre la cohesión de la comunidad: visitamos una familia que sobrevivió al hundimiento del piso superior de su casa sobre sus cabezas, con sus 3 hijos pequeños y la madre embarazada de 9 meses del cuarto hijo (nació apenas 10 días después del tifón). El padre de familia, que salió del encuentro con Yolanda con 19 puntos de sutura en la cabeza, trabaja en la construcción, por lo que se está encargando de reconstruir su casa y además ayuda a los vecinos menos capacitados a reconstruir las suyas. Otra familia, que no cuenta con mano de obra especializada, nos cuenta que ha contratado unos carpinteros para que les reconstruyan su vivienda.

 

 

Están pagando un jornal de 350 pesos (unos 6 Euros diarios) y parece que por aquí afortunadamente los costes no se han disparado, porque el salario normal de un carpintero antes del tifón estaba en unos 250 pesos y ahora, en otras zonas de esta misma isla de Samar, se están pagando salarios de hasta 450 pesos. DSC00696DSC00703

 

 

Empiezan a formar parte de nuestro vocabulario palabras que ya no abandonaremos en todo el viaje: hollow blocks (bloques de hormigón), marine plywood (planchas de contrachapado de madera), GI sheets (planchas de hierro galvanizado, para los tejados), coco lumber (vigas de madera de cocotero, para las estructuras de las casas).

 

 

Nos dirigimos después de vuelta a la isla de Leyte, para visitar las comunidades de Libertad y Tanauan. Volvemos a cruzar el puente de San Juanico y hacemos un alto en Tacloban para almorzar. Entramos en la ciudad por la zona del puerto y le hacemos las preceptivas fotos a un barco inmenso, el Eva Jocelin, que el tsunami provocado por Yolanda arrastró  hasta la carretera y que hemos visto en los informativos decenas de veces y se ha convertido en uno de los hitos de la ciudad. Se siente uno como si estuviera fotografiando la Estatua de la Libertad al llegar a Nueva York.DSC00740DSC00741

 

 

 

Terminado el almuerzo, viajamos hasta la comunidad de Libertad, perteneciente al municipio de Palo. Aquí, la organización de las Hermanas está reconstruyendo 200 viviendas, con financiación de Caritas Italiana. Se han puesto también en marcha programas de generación de ingresos, como el que ha permitido a unas cuantas familias comprar “triciclos” (las bicicletas con un carrito metálico unido que son el principal medio de transporte de personas aquí) que comparten entre cada 2 familias. Las mujeres vienen rápidamente a nuestro encuentro y se reúnen  bajo un tejado de chapa que hace las veces de sala comunitaria de reuniones, de escuela y de capilla.DSC00750

 

 

Observo que a uno de los lados hay todavía una familia viviendo en una tienda de campaña, probablemente con un calor inhumano. La Hermana le dirige unas palabras al grupo de mujeres y me invita a hablarles. Como hemos estado hablando de la posibilidad de apoyar un proyecto de generación de ingresos para ellas, les pregunto si no va a suponer un problema con sus maridos cuando sus pequeños negocios tengan tanto éxito que les hagan ganar más que a ellos y traer más dinero a casa. Y se parten de la risa, probablemente pensando que ojalá sea ése todo el problema.DSC00755

DSC00753

DSC00756

DSC00759

DSC00760

 

 

 

 

Observamos que uno de los puntos fundamentales de la convocatoria de las mujeres es el reparto de un pequeño refrigerio (un zumo que viene en un sobre/bolsa y una especie de bollicao) al final de la reunión y que es probablemente la única merienda que toman los críos, que acuden en tropel en cuanto alguien saca la bolsa de la merienda.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DSC00763

 

 

 

 

 

 

Uno de los proyectos de generación de ingresos que las Salesianas han puesto en marcha con estas mujeres, consiste en montar un pequeño colmado, una tiendecita en la que encontrar de todo. Las tiendas pertenecen a un grupo de 3 o 4 mujeres, que la gestionan y reparten sus beneficios. En otras partes de Filipinas, como Bicol, estas tiendas donde hay de todo y que constituyen el sitio donde acuden mayoritariamente a comprar la gente de los pueblos, se llaman “sari-sari shops”. Aquí se llaman “talipapa shops”. Cuando estamos subiendo al coche, vemos una de estas tiendas, y acodadas en el mostrador hay 3 mujeres de cháchara. Y entonces Hajji le dice a su compañera de trabajo, Medell: “Look at the women having their chismes at the talipapa shop”, o sea: “mira las mujeres contándose chismes en la tienda”. Se encuentran sorprendidísimos cuando les decimos que chismes es una palabra perfectamente española que significa exactamente lo mismo en tagalo y en español.

DSC00768DSC00771Y para terminar un día de lo más completito, visitamos una cooperativa de costura en Tanauan, que ya estaba en marcha antes de la llegada de Yolanda. Tienen un taller con varias máquinas de coser donde trabajan hombres y mujeres y un hermoso cartel a la puerta que anuncia la venta de tela, tal cual. Nos cuentan que venden telas por metros y confeccionan por encargo uniformes escolares y todo tipo de ropa. El negocio va bien, porque mucha gente perdió toda su ropa con el tifón y ahora tienen muchos encargos.

DSC00772

 

 

 

Nos hacemos la preceptiva foto con Sister Jojo y su equipo y con la responsable de la cooperativa, y salimos de regreso a Tacloban con el tiempo justo para dejar a la Hermana en el aeropuerto poco antes de las 15.30, para tomar el vuelo de las 16.30 de regreso a Manila. Quedamos en mantener el contacto en estos próximos meses y estudiar la posibilidad de apoyar algunos proyectos de generación de ingresos para las víctimas del tifón, así como construir un centro de evacuación, cuando las Hermanas consigan comprar el terreno, porque dada la fragilidad de las viviendas de esta gente, y la carencia de este tipo de refugios, a pesar de la frecuencia con que los tifones azotan estas tierras; este tipo de centros constituyen realmente la única posibilidad de estas gentes de salvar la vida y, aunque pierdan su casa y todas sus propiedades, volver a empezar de cero una vez más. Además, la Hermana nos cuenta que en la vecina isla de Cebú, que también ha salido malparada del encuentro con Yolanda, las Hermanas ya están construyendo uno, en terrenos de la congregación.

A las 4 estamos como clavos a la puerta de nuestro hotel, con equipaje listo y todo, para que nos recoja la gente de la diócesis de Borongan, con quienes hemos aprobado recientemente un proyecto de generación de ingresos para las víctimas del tifón. Pero nos toca esperar, porque se retrasan más de una hora y media en llegar y después el conductor, al que pronto bautizaremos como Steve Schumacher (en honor del famoso piloto de Fórmula 1), intenta compensar el retraso circulando a velocidad de vértigo por una carretera de unos 150 km que está en obras en más de un tercio. Cruzamos por tercera vez en el día el puente de San Juanico porque Borongan está al otro extremo, en la costa este de la isla de Samar, conocida como la puerta de entrada de los tifones. La carretera circunvala toda la costa de la isla, de forma que se puede llegar a Borongan por la mitad norte o por la del sur. Nos cuentan que afortunadamente no hay ninguna carretera que atraviese la isla justo por el centro, porque eso supondría vía libre para las empresas mineras que ya operan en Samar y, sobre todo, para la talas ilegales de la reserva selvática que ocupa el centro de la isla. Nuestro conductor escoge la carretera de la mitad sur, así que suponemos que la mitad norte debe estar incluso peor. La carretera lleva 2 años en obras y la están construyendo los americanos, con fondos de la Millennium Challenge Corporation (la Corporación del Desafío del Milenio, la agencia de ayuda al desarrollo creada por la administración del Presidente Bush hijo, para contribuir al logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU). Según un artículo del New York Times que sale publicado en las fechas que estamos de viaje, la carencia de infraestructuras (de transporte, energía y comunicaciones) ha superado recientemente a la corrupción como el principal obstáculo para el crecimiento económico del país. Aun así, Filipinas creció un 7,2% en 2013 y este año se espera que el ritmo se ralentice un poco y cierren en un 6%, que lo firmaría toda Europa entera, empezando por España.

DSC00776DSC00775DSC00773Conseguimos que Steve Schumacher haga un par de paradas y fotografiamos a la luz de la puesta de sol algunos de los parajes costeros que hemos visto con Sister Jojo durante la mañana.

A las 9.30 llegamos finalmente a Borongan, congelados por el aire acondicionado del coche, que siguiendo la tradición filipina, ponen a unos 16-18 grados (cuando fuera hay unos 29-30). A mí me produce una rinitis alérgica y una tos terrible que no lograré quitarme de encima hasta la vuelta a casa y me obliga a tomar medicación para el resfriado durante todo el viaje.

Nuestras aventuras en la costa este de Samar, en la próxima entrada del blog.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Samar: al otro lado del puente de San Juanico

  1. Un reportaje muy completo! Cuando empezarán a gastar el dinero de las ayudas?

    • La millonada recibida en ayudas oficiales no se va a empezar a gastar hasta que llegue la campaña electoral para las elecciones presidenciales de 2016, que es lo único que les importa a los políticos. Es así de duro, pero cierto. De momento, en la distribución de la ayuda pura de emergencia (alimentos y agua potable, todos ellos procedentes de donaciones) algunos alcaldes han hecho listas de fieles y simpatizantes y a esos es a los que se les han distribuido los paquetes de ayuda, cuando el tifón no hizo distingos de carnet político para arrasar con todo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s